martes, 24 de septiembre de 2013

173 - El Freno Motor y las Reducciones de Marchas

En caso de desaceleracion por disminución de velocidad de circulación en la carretera o ante una posible detención utilizar el freno motor, si es posible sin reducción de marchas y el freno de pie para las pequeñas correcciones necesarias para acomodar la velocidad o la detención final.

Es importante insistir aquí en el concepto de freno motor el cual consiste en dejar rodar el vehículo por su propia inercia con una marcha establecida y sin pisar el acelerador.

Solo en caso necesario el proceso de desaceleracion es acompañado de una reducción de marcha.

De esta forma se logra que las ruedas, en vez de ser receptoras de par del motor, arrastren al motor en su movimiento de giro.

La resistencia del motor a girar actuá como freno, provocando una reducción progresiva de la velocidad del vehículo.

A mayores revoluciones del motor, es decir con marchas mas cortas, mayor fuerza de retención, y por lo tanto mayor reducción de velocidad.

De esta forma se experimenta un frenado progresivo con un menor desgaste del embrague y de la caja de cambios y sobre todo un menor consumo de combustible.

Al no reducir de marcha, se evita pasar por el punto muerto en el cual el consumo de combustible no es nulo.

Aunque el consumo provocado por un solo cambio de marcha no sea elevado, si se añaden consumos de todas lasa reducciones de marcha inútiles en procesos de desaceleracion, se obtiene un consumo total relevante. 

Si las condiciones de circulacion de la via lo requieren se debe reducir desde que el motor baje de las 2000 revoluciones por minuto a una marcha inferior.

Esta debe ser la marcha mas larga en la que se pueda circular.